Arriba
Creatividad colectiva | Collective México
fade
3700
post-template-default,single,single-post,postid-3700,single-format-standard,eltd-core-1.1.1,flow child-child-ver-1.0.0,flow-ver-1.3.6,eltd-smooth-scroll,eltd-smooth-page-transitions,ajax,eltd-blog-installed,page-template-blog-standard,eltd-header-standard,eltd-fixed-on-scroll,eltd-default-mobile-header,eltd-sticky-up-mobile-header,eltd-menu-item-first-level-bg-color,eltd-dropdown-default,eltd-light-header,wpb-js-composer js-comp-ver-5.0.1,vc_responsive

Creatividad colectiva

creatividad-colectiva

Creatividad colectiva

Spread the love

Según datos del INEGI, en México hay 10.5 millones de personas freelance que trabajan desde su casa, cafeterías o restaurantes. Esto, en consecuencia, ha permitido que a México llegue el concepto de los llamados “coworking spaces”, donde cada uno de estos profesionistas independientes puede tener acceso a un espacio cómodo donde trabajar.

 

El concepto nace hace algunos años –según Mathias Schuermann, en su libro Coworking Space– gracias a un programador llamado Bred Neuberg, quien, al no encontrar un espacio social donde pudiera trabajar, crea Hat Factory en la ciudad de San Francisco en el año 2006.

 

En aquel entonces, todos los espacios eran sumamente silenciosos y corporativos, cada persona trabajaba en su privado y siempre preocupados por la confidencialidad de sus proyectos y que nadie supiera de las ideas que ahí se desarrollaban, es decir, nada de colaboración entre los habitantes de dichos espacios u oficinas.

 

Hoy, la realidad es otra. Actualmente contamos formalmente con una industria de espacios de coworking en México, que básicamente fomenta el trabajo colaborativo gracias al diseño de las instalaciones, ventajas de conexión en datos y amenities que permiten generar una comunidad que regularmente está buscando cambiar algo.

 

El título de la nota se refiere al concepto de creatividad colaborativa; siempre hemos sabido que hay que generar muchas ideas para después encontrar entre ellas las que son factibles y poder volverlas conceptos. En lo personal, trabajando de este modo ciertos días de la semana, he visto que es posible acelerar dicho proceso en estos espacios. Muchas veces sabemos que es importante darle el tiempo a que sucedan las ideas, sin embargo, como agencias hay momentos en los que debemos crearlas on demand y cumplir con tiempos para con nuestros clientes.

 

¿Qué beneficio he encontrado trabajando en estos espacios?

 

Sin duda el primero de ellos es la diversidad de intereses e industrias. Normalmente, en los espacios que tenemos en las agencias se concentra a personas de un perfil muy similar al nuestro, no es cosa de genios, somos una empresa que pertenece a la industria creativa y por ende un gran porcentaje de nuestros compañeros están alineados a esto.

 

En los espacios de trabajo colaborativo lo que más me ha gustado es que existen perfiles diversos y cuando te atreves a pedir una opinión sobre algo en particular, el feedback que recibes es interesantísimo debido a que es por completo objetivo y fuera de la tendencia que podría existir en la agencia.

 

Sin duda, creo que el networking es otro de los beneficios naturales. Por ejemplo: he logrado encontrar un par de proveedores especializados en tecnología que, de no haber estado sentado a un lado de ellos, nuestro querido buscador de internet hubiera tardado mucho tiempo en darme una salida con tantos aspectos relevantes a tomar en cuenta como tiempos, costos e implicaciones secundarias.

 

Está dicho que el trabajo en un equipo, conformado por perfiles multidisciplinarios, permite atacar y conocer diferentes aspectos de nuestras ideas, y esto es fundamentalmente lo que creo es la “creatividad colaborativa”. Aún no me he atrevido a compartir un brief, ya saben, por temas de confidencialidad y esos aspectos administrativos que los clientes nos piden cuidar, pero estoy seguro sería un gran ejercicio.

 

Actualmente, algunos de nuestros clientes también están intentando salir de lo convencional mandando a trabajar a estos espacios de trabajo a células específicas que tienen a su cargo proyectos particulares; por ejemplo, Bacardi encontró en WeWork (en la calle de Varsovia) un espacio que le permite estar cerca de su target pero aún más de las mentes que están buscando generar un nuevo valor para la sociedad. Uber, Endeavour, entre otros, también han decidido probar el modelo y creo que están convencidos de la efectividad que tiene el trabajar en estos lugares.

 

Finalmente me gustaría enfatizar que este movimiento de creatividad colectiva permite, entre otras cosas, romper con el paradigma de que la creatividad vive en colonias específicas como La Roma o La Condesa; actualmente existen espacios de este tipo en toda la ciudad, y ya afortunadamente en el interior de la República. Como parte de la industria publicitaria, vayamos permeando la práctica para que el talento que no está centralizado en dichos puntos pueda acceder a los proyectos y, por ende, nosotros como agencia a nuevos creativos, diseñadores e, inclusive, clientes.

Jaime Hernández “Copo”

@copodnieve


Spread the love
CollectiveMexico